¿Qué es el Semidesierto Queretano?



En Querétaro tradicionalmente nos hemos referido a la zona central del estado como el Semidesierto, y sabemos que en esta región de nuestro territorio el clima es seco y que su vegetación la componen principalmente los matorrales con cactus y plantas espinosas. Sin embargo, hasta ahora no existe un mapa claro y específico que nos defina las fronteras geográficas y ambientales de esta región natural, por lo que es muy importante analizarla para aproximarnos a una delimitación que se adapte a nuestra percepción cultural y que defina los aspectos paisajísticos y ambientales más importantes de la misma.
El Semidesierto Queretano se caracteriza por presentar la mayor aridez de todo el estado, la cual se extiende hacia las cercanías de Guanajuato e Hidalgo; pero con este nombre sólo se designa al área que corresponde a Querétaro.
Como consecuencia de lo anterior, la vegetación de nuestro entorno semidesértico se compone de varios tipos de matorrales, vegetación en la que predominan arbustos o árboles no muy altos (máximo de 3 metros de altura), con troncos delgados y ramosos que pierden su follaje en la temporada de secas, como huizaches, gatuño, granjeno, capulín, patol, chiquiñá y gobernadora, entre muchas otras; todos estos arbustos acompañados siempre por nopales, biznagas grandes y pequeñas, órganos, magueyes o junquillos.


En cuanto a las rocas, el suelo y los cerros, lo que observamos es que éstos generalmente tienen un color amarillento, blanquecino o gris. Los cerros son ondulados o escarpados y están rodeados de cañadas profundas en las que sólo hay arroyos arenosos y secos durante casi todo el año.
Un dato muy importante y característicos que los geólogos aportan a este ejercicio de definición, es que las rocas de la región se originaron casi todas ellas durante la época de los dinosaurios, en la era Mesozoica, cuando todo este territorio era el fondo de un mar muy parecido al actual Mar Caribe centroamericano (de aguas cristalinas, no muy profundo y lleno de arrecifes), es por ello que si ponemos atención, muchas veces encontraremos rocas que llevan grabados los caracoles y las conchas (fósiles).
La integración de estos tres aspectos fundamentales en la definición del Semidesierto Queretano nos conduce a ceñir su territorio entre los municipios de Cadereyta, Tolimán y Peñamiller, más algunas pequeñas porciones de San Joaquín y Pinal de Amoles, dejando fuera las partes altas de las sierras y los bosques.
Esta síntesis que generalmente podemos sentir y percibir sin necesidad de palabras y descripciones se llama paisaje. Así que a este paisaje sólo debemos añadirle aquellos aspectos culturales por los que sentimos tanto apego, como las gorditas de nopales, el pulque, el aguamiel, el pan de pulque, el atole de mezquite, los guisos de flores de maguey o sotol, las paletas y la nieve de huamishi, el dulce de biznaga y nuestra afición por las tunas, las pitayas y las agritas.
De este modo, nuestro ejercicio de definición parece relativamente completo y sólo le hace falta su formalización por medio de un documento que lo dibuje y lo describa sin necesidad de palabras; es decir, que sólo nos hace falta un mapa.

Sería muy estimable que este mapa algún día apareciera en nuestros libros de texto de la asignatura estatal, en las paredes de nuestras escuelas, en las oficinas gubernamentales y en las instituciones regionales. La buena noticia es que ya hay algunos investigadores queretanos y algunos exploradores aventureros que ya está trabajando juntos en este proyecto, y quizá muy pronto lo veremos convertido en una realidad: El mapa del Semidesierto Queretano.

1 comentario:

  1. Hermoso desierto. Y sí hay mapas, el semidesierto queretano-hidalguense abarca la última porción de la biorregión del gran desierto Chihuahuense de la cual si hay mapas, solo hay que acotarlo a los estados de Querétaro e Hidalgo. Por cierto, ¿dónde podré probar el atole de mezquite? y por último, yo también te apoyo con que estas cuestiones bioculturales deberían llevarse en la escuela en una materia que se llame: biorregionalismo. Un abrazo

    ResponderEliminar