Quemas de vegetación, humo y ecosistemas que se pierden


Una práctica común en los meses de enero a mayo es la quema de vegetación en el campo y en los predios de la periferia urbana. La razón por la que cada año se realiza esta actividad es porque los ganaderos tienen la certeza de que si el fuego acaba con los remanentes de pasto seco, el crecimiento de nuevos brotes se acelerará y favorecerá la alimentación temprana del ganado que pasta en estos sitios.


Esta práctica es totalmente empírica, pero tiene una explicación científica: al quemar la vegetación algunos minerales esenciales para el crecimiento de las plantas como el calcio, el potasio, el fósforo y el magnesio se liberan con la combustión de las ramas y se reintegran al suelo en un “formato” de fácil asimilación para las raíces. Con la quema no se afectan los rizomas de los pastos (tallos enterrados a los que también se les conoce como guías) y como estos tienen una gran capacidad de regeneración, reverdecerán en muy poco tiempo después de haber sido “podados y abonados” por el fuego.
En el caso de los pastizales o matorrales con uso ganadero, este proceso parece a simple vista una maravilla de manejo; sin embargo, un pastizal ganadero no solo alberga pastos y borregas, y a costa de una “aparente” buena alimentación para el ganado, un sinnúmero de especies y procesos biológicos-climáticos se ven afectados con esta aparatosa y peligrosa práctica, misma que la mayoría de las veces se sale del control de quienes la provocan y a quienes parece no importarles si el fuego se extiende a los predios vecinos, aunque estos sean bosques, viviendas, industrias, basureros y hasta gasolineras o gaseras.

En los años recientes este fenómeno de las quemas parece haberse incrementado en intensidad y en frecuencia, aunque las estadísticas aseguran que en este 2019 el número de incendios ocurridos entre los meses de abril y mayo ha sido menor que el de 2018. La razón por la que sentimos que este fenómeno se ha agravado tiene mucho que ver con el hecho de este año ha sido más caluroso y más seco, con una sequía acumulada de años anteriores, lo que provoca un incremento en la cantidad de materia seca presente en el ambiente que es más combustible que cuando está húmeda o verde. Por otra parte, ahora hemos visto arder zonas de vegetación que antes no se quemaban, muchas veces con la intención de favorecer los cambios de uso de suelo, a pesar de que la legislación forestal prohíbe que se den estos cambios en al menos 20 años después de la quema, paradójicamente el cambio de uso de suelo se otorgará cuando el ecosistema se haya recuperado ¿qué clase de protección es esta?, parece una burla.

Aunque la vegetación de los matorrales y los pastizales luzca enmarañada y opaca durante el invierno, se trata de un ecosistema, uno en el que habitan además de las plantas propias de matorral (nopales, huizaches, mezquites, yucas, biznagas y magueyes) un número incalculable de insectos y una población muy significativa de reptiles, anfibios, moluscos, aves y pequeños mamíferos, que son cruelmente afectados por la quema y sus poblaciones paulatinamente reducidas, con la agravante de que muchas de estas especies ya se encuentran en alguna categoría de riesgo de extinción.


La recuperación del matorral después del fuego es lenta y cuando aún hay plantas y poblaciones de animales que no se han recuperado del todo, vuelve el invierno y otra vez los incendios.
Los pastos brotan con rapidez, pero las otras plantas son severamente afectadas en su ritmo de floración y por ausencia de los insectos polinizadores, tampoco producirán frutos y semillas en varios años. Los reptiles sobrevivientes se quedan sin alimento (insectos y roedores), las aves se alejan de los sitios quemados pues ya no brindan alimento ni protección y aunque el suelo gana algunos nutrientes, pierde mucha humedad.
Al cabo de los años los pastos más apropiados para el ganado se deterioran porque sus ciclos de vida se aceleraron con el fuego, los predios son invadidos por pastos resistentes al fuego que no sirven para el ganado (como el pasto rosado: Melinis repens), se llenan de basura y llegan las ratas, se acaban las víboras que las controlan y además se acaban los nopales, los chilitos, los huamishís y los garambullos.

Matorral invadido anualmente por el pasto rosado (Melinis repens) en Cadereyta. El pasto rosado no sirve para el ganado, es una especie invasora que modifica la estructura del suelo y agota los nutrientes.

Los matorrales son los tipos de vegetación predominantes del centro de México, el ganado caprino y ovino son fundamentales en nuestras comunidades productoras de barbacoa, pero sin magueyes no hay pulque ni pencas para el horno, sin leña de mezquite no sabe igual la carne y sin las otras plantas olvidaremos poco a poco los guisos y postres mágicos del Semidesierto. Por lo tanto, tan importante es el matorral como los hatos ganaderos.
Lo que hace falta es la atención de las autoridades para la regulación de las quemas y el diseño de un mejor manejo para los animales que requieren alimento. También se requiere que hagamos conciencia de que la atmósfera ya no aguanta más la emisión de nuestros desechos y que el clima está cambiando.
Cada día se nota con más intensidad la carga de humos y polvos en el aire del centro de México, incluyendo ahora nuestro paisaje más cercano: la ciudad de Querétaro, San Juan del Río, Tequisquiapan y hasta el Semidesierto Queretano (Colón, Cadereyta, Ezequiel Montes) que hasta hace muy poco tenían cielos limpios, azules y transparentes.

Si ahora Querétaro está considerado como parte de la Megalópolis, nuestras autoridades deberían entregarnos reportes diarios sobre las condiciones de contaminación atmosférica y alertarnos sobre los efecto de las quemas de vegetación y los incendios forestales; así también, podremos analizar si su efectividad en el incremento de la producción de pasto para el ganado es más importante que el daño que causan para el ambiente y para la salud de las personas que respiramos el humo.

Abejas y Polinizadores



¿Cuántas veces ha escuchado usted que sin abejas no hay agricultura, no hay alimentos, no hay vida? Circulan en las redes sociales algunos memes que nos advierten sobre los peligros que enfrentan las abejas, y a los que nos enfrentamos nosotros mismos si no paramos el uso de insecticidas y otros productos que las matan o que contaminan su alimento.
Esta propaganda tiene mucho de verdad en sus mensajes, pero también tiene imprecisiones que debemos entender para poder contribuir a evitar el colapso de los polinizadores, por ejemplo: que siempre nos muestran la imagen de una abeja europea, la abeja que produce miel mediante la práctica de la apicultura; sin embargo, el peso de la polinización a nivel global o a nivel local en cualquier ecosistema natural o urbano no recae solamente en las abejas de la miel, ya que existen miles de especies de insectos que dependen de las flores para su alimentación (avispas, mariposas, escarabajos, hormigas y polillas nocturnas), además de algunas especies de aves (como los colibríes) y también muchas especies de murciélagos. Es por ello que debemos hablar de polinizadores y no sólo de abejas.

Otro detalle impreciso, es que la campaña de los memes nos invita a sembrar plantas como lavanda, caléndula, solidago, zinnia y otras que no conocemos porque no son nativas de nuestro país y que aquí no se comercializan o son escasas. En contraparte, la campaña original para la protección de la polinización recomienda sembrar “una amplia variedad de plantas autóctonas”, es decir plantas de cada lugar.
La defensa de los polinizadores y las abejas tiene su origen en los primeros años de este siglo, a partir de una alerta emitida por apicultores y agricultores europeos que tuvieron notables decrementos en sus tasas de producción por falta de visitantes florales. A partir de este hecho, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) y la Comisión Europea (órgano ejecutivo del Parlamento Europeo) emprendieron la tarea de divulgar información sobre la enorme importancia de la relación entre las flores y su fauna asociada; no obstante, señalan que en cada país la campaña debe adaptarse a las cualidades de su entomofauna (fauna compuesta por insectos), de su flora silvestre, de su agricultura y de sus polinizadores no insectos.




En México ya existe una iniciativa en este sentido, se trata del proyecto “Jardines para Polinizadores” promovido por la red de escuelas REEDUCA y CONABIO, que busca crear refugios con flores diversas y flora nativa, tanto para insectos como para aves y murciélagos; sin embargo, este proyecto por ahora sólo funciona en algunas escuelas de la Ciudad de México, otras en el Estado de México y una escuela privada de la ciudad de Querétaro.
Ante la crisis de sobrevivencia que enfrentan los polinizadores, es evidente que se requieren los jardines dedicados a ellos, no sólo en las escuelas, sino en cualquier espacio disponible para la siembra de flores (que no sea un invernadero); pero ante todo, es de la mayor prioridad detener la destrucción de los hábitats naturales, puesto que allí es donde se dan con auténtica intensidad las relaciones entre las flores y sus polinizadores. Es importante también evitar el uso de insecticidas y sustancias contaminantes, ya sean químicas, como el cloro y los aromatizantes, o biológicas, como los cultivos transgénicos.
Mientras tanto, en nuestras manos está la posibilidad de llenar nuestros jardines con flores, no sólo las de vivero, sino también las flores silvestres, las cuales han sido omitidas o discriminadas en los memes que circulan en la red.

Entre esas bellezas nativas que debemos considerar para halagar a nuestros polinizadores locales están las siguientes: maravilla o Diego de noche, mirasoles, shotos, cinco llagas, mezquite, huizache, garambullo, jarilla, palma yuca, aceitilla, hierbamora, toloache, cazahuate (o palo bobo), quiebraplatos (o hiedra), mayitos, estrellitas, dalias, magueyes, calabaza, cinco negritos (o payasito) y muchas más.
Y cada vez que se acerque a nosotros un insecto o que veamos cerca un murciélago, o nos topemos con un gusano azotador o una oruga de colores (cada uno de ellos es una mariposa), en lugar de lanzar un golpe mortal o pensar en un insecticida, lo que debemos pensar es que de ellos depende la producción de granos, frutas y miel, la riqueza biológica de nuestro país y la belleza de las flores.

En consecuencia, la campaña publicitaria de las redes sociales se queda muy corta y debemos comenzar a difundir nuestra propia campaña de memes especiales para México.
  


Campañas electorales en México: Estrés y angustia y sus efectos personales y sociales


¿Acaso las campañas electorales no están expresamente diseñadas para incidir sobre nuestras emociones? Lo podemos comprobar solo con hacer un somero análisis de los discursos, la publicidad y los eslóganes de cada candidato o partido, pero además lo podemos comprobar académicamente si hacemos una leve revisión bibliográfica sobre psicología política y campañas electorales. Tampoco es difícil reconocer que las emociones básicas que los psicólogos definen, están claramente involucradas en el desarrollo de toda la contienda electoral: alegría, miedo, tristeza, rabia e ira.
Por involucrar emociones, estos acontecimientos inciden directamente sobre nuestro cerebro y también sobre nuestro cuerpo, aunque usted no se percate de ello todavía.
Es bien sabido que ante un impacto emocional podemos enfermarnos de “espanto”, que no es otra cosa que una alteración nerviosa y digestiva caracterizada por insomnio, diarrea, vómito, fiebre, sobresaltos y falta de apetito.
De este mismo modo, todas las campañas políticas, así como toda campaña publicitaria que utiliza la psicología para incidir sobre nuestras emociones (marketing), tendrá efectos secundarios desfavorables para la salud, quizá mucho más allá de lo que nos imaginamos y con alcances desde lo individual, lo colectivo y hasta en lo global; incluso en el caso de que las campañas se diseñen con tonos positivos y optimistas, con canciones y videos alegres y esperanzadores.
Entre los efectos secundarios o conflictos emocionales nocivos que superficialmente podríamos reconocer como consecuencia de las campañas electorales tenemos: odio entre familias enfrentadas temporal o definitivamente por pertenecer a bandos opuestos; miedo ante la amenaza de que si tal o cual candidato es declarado vencedor, recaerán sobre nosotros (casi a manera de castigo divino) escarmientos y condenas de índole política, económica y social; miedo y rabia ante el asesinato de candidatos y políticos (110 hasta el día en que se redactaron estas líneas); tristeza ante la certeza (que casi todo mexicano tiene) de que sean quienes sean declaradas las próximas autoridades, nuestra situación de pobreza, violencia, despojo, falta de inversión pública y corrupción, casi no se verá afectada en nuestro favor, es decir, permanecerá como sigue o empeorará.
Las consecuencias de este involucramiento emocional nos conducen veladamente al estrés y a la angustia, a pesar de que ante algunos de estos conflictos nos hemos hecho aparentemente “inmunes” y otras veces nos parece que son asuntos tan lejanos que quizá nunca nos alcancen.
Es un hecho científicamente comprobado que el estrés y la angustia son causa de muchas enfermedades, ya que al manifestarse la intranquilidad en nuestro cuerpo se pueden producir efectos que van desde la simple tensión muscular, que genera dolor, deficiente oxigenación y desordenes digestivos, hasta la depresión del sistema inmunológico que nos conduce a una gran variedad de trastornos y enfermedades, entre las que se incluyen diversos tipos de cáncer.
Socialmente también hay efectos nocivos sobre la salud de la colectividad, ya que la presencia manifiesta o velada de los sentimientos negativos influye directamente sobre la configuración del tejido social, el cual en México está claramente enfermo, cual si fuera el tejido corporal de un individuo con cáncer o leucemia.
Si las campañas electorales y en general el discurso político no están dirigidos a proporcionar información y datos que incidan sobre nuestro intelecto, quiere decir que quienes han diseñado este esquema de comunicación entre la autoridad y los ciudadanos nos consideran seres en declarada pobreza intelectual, dispuestos a reaccionar emocionalmente a ciegas contra nuestros “enemigos políticos” y tan altamente manipulables que hasta nos alegramos al escuchar el más “ingenioso” plagio de nuestra canción favorita convertida en propaganda de campaña; mientras que por otra parte, somos seres reprimidos e inutilizados para la defensa de nuestros derechos, de nuestro territorio, de nuestros recursos, y hasta de nuestra propia vida, gracias al MIEDO a futuros etiquetados con palabras de las que vagamente conocemos su significado pero que nos han vendido muy baratas gracias al marketing electoral.


Fotografías tomadas en la Cuidad de México el día 7 de Julio de 2012 en una de las Mega Marchas Anti Peña de aquel año de elecciones presidenciales. 

Nuestro champú


La formulación de nuestro champú incluye un conservador orgánico a base de cítricos y un acondicionador a base de gomas naturales, es libre de sulfatos, sal y parabenos; no es muy espeso por no incluir la sal, que reseca la piel y el cabello. La base jabonosa que usamos es biodegradable y se deriva de azucares y coco, por lo que es muy suave y resulta ideal para pieles sensibles y niños.

Champú acondicionador de Miel con Polen 1 lt y 250 ml
Este champú es ideal para cabello ondulado y rizado o para cabello maltratado por los tintes y la resequedad. Su fórmula es altamente nutritiva y contiene un suavizante vegetal en lugar de acondicionadores químicos.



Champú acondicionador Neutro 1 lt
Champú para piel extra sensible no contiene extractos, colorantes o aromas, su acondicionador es un suavizante vegetal. Es especial para cabello lacio o planchado. Champú listo para adicionar tu esencia preferida.



Champú acondicionador de raíz de Bardana 1 lt
La raíz de Bardana tiene propiedades equilibrantes de la grasa en la piel y propiedades antimicóticas, es decir, que evita el daño por hongos. Estas propiedades hacen de este champú un excelente producto para evitar la caída del cabello, para regular el exceso de grasa en la raíz y para erradicar la caspa.  Esta adicionado con extracto de Sangergado, esencia de romero y tintura de propoleo, que complementan sus propiedades terapéuticas.

Proceso de elaboración de nuestro champú de Bardana
100% artesanal













Espinosilla, Ortiga y Sangregado


Esta formulación ayuda a evitar la caída del cabello porque estimula la circulación en la piel cabelluda y limpia la a profundidad, además fortalece la raíz y estimula su crecimiento. 


Chile con Romero


El extracto de Capsicum (chile piquín) ayuda a fortalecer la raíz del cabello  y le da un mayor brillo. 

Manzanilla

Tradicionalmente la manzanilla se ha utilizado para mantener el color claro del cabello, pero también puede ayudar a mantener una coloración clara y duradera en un tinte rubio o castaño claro.



Kéfir o Búlgaros para yogurt de leche


Cómo cuidar los búlgaros de leche
Kéfir




Lo más recomendable es colocarlos en recipientes de vidrio a temperatura ambiente, no importa si hace frío.
Debe usarse leche entera, no descremada, nunca deslactosada. Los búlgaros se encargan de deslactosar la leche. El yogurt lo pueden tomar personas intolerantes a la lactosa.


Una cucharada sopera de búlgaros puede producir de 250 a 500 ml de yogurt cada 24 horas. En tiempo de calor 500 ml, en tiempo de frío 250 ml.


Cuando la cantidad de búlgaros sobrepasa nuestra necesidad diaria de yogurt es necesario sacar el excedente y dejar sólo los que necesitamos. Los búlgaros retirados los podemos regalar o podemos dárselos de comer a nuestras mascotas, perro o gato; son muy buenos también para ellos, si los aceptan.


Cuando no podemos cambiarles la leche a la hora habitual se pueden dejar unas horas en el refrigerador.

Si vamos a estar fuera de casa por varios días los podemos dejar con leche nueva o en agua, dentro del refrigerador. Si van a ser muchos días (hasta un mes), los podemos dejar en agua limpia dentro del congelador. Al regresar se dejan descongelar a temperatura ambiente, se enjuagan y se vuelven a colocar en leche.

Los beneficios del yogurt son los siguientes:
Mejora la calidad de la flora intestinal, lo que ayuda a mejorar nuestra digestión, se reduce la probabilidad de estreñimiento, gastritis y colitis.

Representa un aporte significativo de calcio, vitamina B y proteína.
La cantidad diaria recomendada es de medio vaso por persona, ya sea en el desayuno o en la merienda.


Beneficios para nuestras mascotas: Mejora la digestión, reduce los olores en las heces, aporta calcio y vitaminas, lo que se refleja en la mejoría de su pelaje.


Recetas para uso del yogurt
Licuado (1 vaso)
¾ de vaso de yogurt
¼ de vaso de fruta fresca o mermeladas caseras (fresa, plátano, manzana, mango) una sola fruta cada vez.
2 cucharadas de amaranto, quinoa o avena.
1 cucharadita de azúcar, miel de maguey o miel de abeja. Si se usa una mermelada casera, no endulzar.


Lassi de cilantro y limón (bebida para acompañar la comida)
¾ de jarra de limonada concentrada (sin agua mineral)
1 vaso grande de yogurt
5 cucharadas de agua de azahar o tres hojitas de menta o hierbabuena
2 ramitas de cilantro lavado y desinfectado
Se licúa todo junto y se sirve bien frío.

Aderezo para ensaladas
Aderezo 1
½ vaso de yogurt
1 cucharadita de salsa chipotle
1 pizca de hierbas finas
1 pizca de sal
Se mezcla todo y se sirve sobre las ensaladas

Aderezo 2
½ vaso de yogurt
1 cucharada de miel de abeja
el jugo de un limón
1 pizca de sal
1 cucharada de ajonjolí tostado o nuez picada
Se mezcla todo y se sirve sobre las ensaladas

Aderezo 3
½ vaso de yogurt
½ aguacate molido o picado
Unas gotas de limón
1 pizca de sal
Se mezcla todo y se sirve sobre las ensaladas o en tostadas, tacos o tortas

Jocoque
Se deja escurrir el yogurt sobre un colador de manta y cuando esté totalmente escurrido se puede usar al natural o mezclado con una pizca de sal y hierbas finas. El jocoque sirve como aderezo de ensaladas o como queso untable para tostadas y pan.


Los Pericos en la antena de Cadereyta



Todos los días, desde muy temprana hora y a pesar del frío, el calor o la lluvia, en el centro de Cadereyta nos levantamos y vivimos el día a día con el ruidoso y alegre acompañamiento de los pericos que viven en la antena más alta del centro, frente al Baratillo. Estos pericos llegaron hace no mucho tiempo, quizá tres o cuatro años y desde entonces hemos podido observar que de ser uno o dos individuos, han pasado a ser una familia de seis o siete miembros, quizá más, y quién sabe si ya instalados en algún otro sitio.

Muchos de nosotros nos hemos preguntado al verlos, ¿de dónde habrán llegado?, ¿qué comerán?, ¿pasarán frío?, mientras que otros vecinos tal vez aún no han notado su presencia.

Para dar respuesta a estas preguntas, el primer paso es averiguar de qué tipo de pericos se trata, así que una vez tomadas las fotos correspondientes, tenemos que se trata de Perico Monje Argentino (Myiopsitta monachus). Esta especie es originaria de la región central de Sudamérica: sur de Brasil, Paraguay y norte de Argentina (La Pampa húmeda), donde existen bosques de algarrobos, espinillos y chañares, que son muy semejantes a nuestros mezquitales.



Se trata de aves que miden 30 cm de largo, con un plumaje de color verde brillante y tintes azules en las alas, con el pecho de color gris. Siempre viven en parvadas y forman nidos voluminosos con ramas gruesas en los que tienen uno o varios dormitorios. Prefieren los árboles altos (de más de 10 m) y en este caso han elegido una antena de telecomunicaciones de casi 20 metros de altura.

Su alimentación se basa en semillas, tanto de plantas silvestres como cultivadas, frutos, flores, brotes tiernos de algunas plantas e insectos, que para obtenerlos, poseen un pico muy fuerte y versátil y unas patas muy hábiles que les permiten trepar por los árboles y agarrar su alimento.

Dada su amplia gama de posibilidades de alimentación y de anidación, además de su buena capacidad para adaptarse a casi cualquier condición ambiental, más una pequeña ayuda de sus amigos los humanos, estos pericos han sido capaces de expandir su presencia en el mundo hasta en territorios muy lejanos y climáticamente muy distintos a su hábitat original. Actualmente se tienen registros en países como Canadá, Bélgica, Italia, España (se sabe que en Barcelona se encuentra una de las colonias urbanas más numerosa de esta especie), Grecia y Hawai, además de México, Centroamérica y Cuba (Naturalista de CONABIO http://www.naturalista.mx/taxa/19349-Myiopsitta-monachus); en la mayoría de los casos, se asientan en zonas urbanas y suburbanas, ligados muchas veces a fraccionamientos donde los humanos les brindan comida y les procuran sus sitios de anidación.

Obviamente en estos países se les cataloga como una especie exótica o introducida, es decir que no forma parte de la fauna nativa, por lo que es importante observar y monitorear su comportamiento en caso de que llegaran a representar un peligro para la fauna y la flora locales, ya que por ser muy competitivos en cuanto a la obtención de sus alimentos, podrían desplazar a las aves locales que tienen sus mismas necesidades alimentarias, y también podrían ser transmisoras de parásitos y enfermedades para las aves nativas.

Y ¿cómo llegaron a todos estos lugares del mundo?, la respuesta es simple: se comercializan como aves de ornato y se venden en casi todos los países, por lo que se consideran fauna exótica, y en algunos casos también ya han sido catalogados como una plaga, no solo por su impacto sobre la avifauna local, sino porque han llegado a causar daños a ciertos cultivos, a los árboles en los que anidan o en algunos edificios o estructuras, tales como antenas de telecomunicaciones o de alta tensión.



En nuestro entorno local estos pericos parecen no tener aún un impacto negativo, más bien resultan una amenidad en nuestro día a día, con sus gritos y parloteos o con sus atractivos vuelos en grupo; sin embargo, si no ponemos atención en su dinámica expansiva, y si no nos hacemos responsables de nuestras acciones al comprar y liberar (ya sea accidental o deliberadamente) plantas o animales exóticos al ambiente, algún día padeceremos las drásticas consecuencias del empobrecimiento de nuestra gran, gran riqueza biológica local y nacional.

Suscribo todo esto como parte de mi compromiso profesional y mi filiación con la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras en México





Pomada de Peyote


El peyote es un tipo de plantas mexicanas pertenecientes a dos especies de la familia Cactácea, las cuales se integran en el género botánico llamado Lophophora.
Las dos especies de peyote verdadero son nativas del Desierto Chihuahuense y de la Zona Árida Queretano Hidalguense, lo cual comprende a los estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro e Hidalgo, además del sur de Texas en los Estados Unidos.
Al igual que muchas de las plantas que viven adaptadas a condiciones ambientales desérticas, el peyote produce en su metabolismo una serie de sustancias complejas y poco ordinarias, que ante la perspectiva humana le confieren el carácter de planta medicinal y mágica, conocida y aprovechada desde épocas ancestrales. Sin embargo, a partir de la época Colonial en México, y hasta nuestros días, existen leyes que prohíben o regulan su uso medicinal generalizado por el hecho de contener alcaloides entre sus componentes metabólicos.
Por otra parte, por tratarse de especies casi exclusivas de la flora mexicana, que están expuestas al saqueo de sus poblaciones por parte de colectores ilegales no indígenas, y cuyas poblaciones están cada vez más expuestas a la destrucción para el levantamiento de carreteras, fraccionamientos, basureros, zonas industriales, minas e instalaciones energéticas, se ha determinado en las leyes ambientales que estas dos especies requieren protección contra el riesgo de extinción.


La prohibición de su uso y aprovechamiento es definitiva, mientras que la regulación consiste en permitir que sólo algunos grupos indígenas del Norte del País (Huicholes, Rarámuri y Coras) tengan el derecho de cosechar, aprovechar y consumir el peyote como parte de los rituales religiosos propios de sus culturas originales.




De esta manera, la proliferación que en fechas muy recientes hemos podido apreciar en relación a la elaboración, venta y uso de pomadas o ungüentos supuestamente elaborados a base Peyote, es una práctica ilegal y en contra de la conservación de la riqueza biológica de México.
La gravedad de este hecho es aún más acentuada en términos sanitarios, debido a que, según lo manifestado por la Secretaría de Salud y COFEPRIS en la alerta emitida el 5 de agosto de 2016, estos productos además de contener sustancias prohibidas (peyote o mariguana), contienen fármacos de uso permitido sólo en productos con Registro Sanitario (autorización especial de la Secretaría de Salud), como lo son el diclofenaco, el naproxeno o el paracetamol. Y más aún, estas famosas pomadas contravienen las normas de etiquetado que obligan al productor a presentar sus datos completos y verdaderos en cada producto, lo cual no ocurre o presentan datos falsos.
El riesgo para nuestra salud al consumir estos productos de dudosa procedencia y calidad es real, ya que se expenden sin receta médica o sin la supervisión de algún terapeuta entrenado en materia de medicina alternativa, además de que el consumidor no tiene la certeza de que el efecto analgésico o desinflamante recibido (en caso de haberlo) lo aporten los fármacos o el propio peyote.
Existen en la naturaleza y a nuestro alcance, otras especies o productos de medicina tradicional que nuestras abuelas conocen y usan desde tiempos ancestrales, las cuales nos pueden brindar alivio de forma más segura y sin provocar la destrucción de nuestras especies emblemáticas que ya de por sí, se encuentran en riesgo de extinción.
Entre estas especies se podemos mencionar a la sábila, el camí u olivo, el árnica mexicana, la ruda, la tripa de vaca y la hierba de San Juan, de las cuales ya existen en el mercado algunos productos herbolarios aceptados por la Secretaría de Salud, que llegan a tener efectos tan positivos como los del peyote, cuando se utilizan en la forma correcta (preferentemente en forma de ungüentos) para atenuar el dolor.
Ante todo, debemos recordar que estas prácticas engañosas y destructivas tienen como único objetivo el lucro, a costa de nuestra salud, pese a la destrucción indiscriminada de la naturaleza y abusando del conocimiento tradicional que en este caso en particular, los pobladores del Norte de México han defendido por ser su derecho y que implica a un elemento mágico y sagrado de su cultura original como lo es el peyote.
Al pensar en comprar alguna de estas pomadas milagrosas, debemos detenernos a pensar de qué lado estamos, si de el lado del lucro y el saqueo o si preferimos estar de parte de la honradez y la conservación, tanto de nuestras culturas originarias como de nuestros recursos naturales.

Es importante señalar que en los recorridos que como parte de nuestra práctica profesional desempeñamos un grupo de biólogos y ecólogos en el Semidesierto Queretano, cada vez encontramos un mayor número de huecos vacíos en las poblaciones del peyote queretano, incluso nos hemos topado con gente desconocida que saquea abiertamente nuestros sitios de trabajo, llevando a manos llenas las delicadas pantas mágicas que tanto amamos y necesitamos para conservar el equilibrio de nuestra cada vez más vulnerable especie humana.

Alerta sanitaria de la Secretaría de Salud y COFEPRIS del 5 de Agosto de 2016:



Entrevista con Tribuna de Querétaro

En la edición de abril de 2017, del periódico Tribuna de Querétaro y como parte de nuestra participación en el segundo encuentro de Economía Solidaria en esa misma ciudad,  se presentó en ese medio de comunicación, una entrevista a las integrantes de La Botica del Semidesierto.
Aquí se presenta el texto "Pequeños productores deben enfrentarse al gran capital"




 Portada del periódico
En la foto, la tienda Tlahuel, parte del proyecto Tianquiztli





















ENTREVISTA
a La Botica del Semidesierto








Se presenta también, en esa misma edición, una reseña de la creación del mercado alternativo llamado La Canasta Verde, en donde también participó La Botica del Semidesierto durante sus primeros años:



También los atendemos a ellos Parte 2

Dolor por contusiones y estrés post traumático
Caso Clínico: Poncho
Macho
Edad: mayor de 5 años (estimada)
Raza: Basset Hound




Una mañana de noviembre de 2014, afuera de La Botica del Semidesierto, atropellaron a un perrito que hasta ese día nunca habíamos visto en nuestro barrio. En ese momento nadie acudió a ayudar a aquel perro extraño y nadie le reprochó al conductor de una camioneta roja por haber cometido deliberadamente tal acción.

Ante tan evidente abandono y con la intención de aliviar el dolor de aquel perro desvalido, le dimos asilo en nuestro local y llamamos a nuestro amigo médico veterinario Manuel Mendoza.

Así comenzó la historia de Poncho en nuestras vidas.
El médico lo revisó y descartó la presencia de fracturas y lesiones internas graves. Como resultado del golpe sólo se presentaba una contusión fuerte en todo el costado derecho y mucho dolor; no obstante, ese golpe no era todo lo afectaba la condición y la salud de poncho, ya que su estado reflejaba un prolongado abandono ya que estaba intensamente infestado de pulgas, esquelético por la desnutrición y con las uñas de todas sus patas exageradamente largas, además de manifestar una evidente tristeza que duró en sus ojos unas cuantas semanas más.

El tratamiento aplicado por el médico veterinario consistió en: analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos inyectados por tres días, aplicación de líquido antipulgas, baño con agua tibia y corte de uñas. Además recomendó compresas calientes y reposo por tres días, después de los cuales había que llevarlo a caminar un poco cada día hasta su recuperación total.

Una vez iniciado su tratamiento médico, entró en escena el tratamiento de La Botica del Semidesierto con medicina natural y alternativa, el cual vino a reforzar el tratamiento médico para acelerar la recuperación de nuestro querido Poncho.



Tratamiento de la Botica

Microdosis de viburno y milefolium 5 gotitas de cada uno en un poco de agua, administrados con una jeringa (sin aguja), cada cuatro horas durante una semana.
Viburno es relajante muscular y milefolium es un analgésico, desinflamante y cicatrizante interno, que se recomienda después de cirugías y después del parto.



Comprimidos de árnica, dos pequeñas tabletas de árnica por la mañana y dos por la noche, envueltas en un trocito de queso o salchicha, durante siete días. El árnica es un analgésico y desinflamante que ayuda en caso de heridas internas y externas.

Compresas calientes en seco (las que recomendó el veterinario), pero con la administración de tintura de ocotillo u olivo (Dodonaea viscosa) aplicada en espray, con unas gotitas de aceite de lavanda, antes de colocar los trapos calientes sobre el cuerpo. Las compresas se aplicaron diariamente por siete días, por la noche.




El ocotillo (Dodonaea viscosa), al que en varias comunidades de Querétaro también se le conoce como olivo o camí, es un arbusto muy frondoso, de color verde oliváceo que conserva sus hojas durante todo el año y que sirve como leña o para la construcción de enramadas, además de sus propiedades medicinales como desinflamante y relajante muscular.

Más información sobre ocotillo:


Ocotillo (Dodonaea viscosa) en Villa Guerrero, Cadereyta, Qro.


Arbusto leñoso para usos en reforestación, medicinal y ornamental.


Durante los días que siguieron al accidente de Poncho, el dolor fue desapareciendo paulatinamente y la movilidad de su cuerpo se fue recuperando, para dar paso a una relajada tranquilidad, que de vez en cuando daba paso a espontáneos brotes de entusiasmo.

Una vez recuperado del golpe y del dolor, comenzó el tratamiento de desparasitación.
El médico aplicó una inyección de amplio espectro, con refuerzo en una semana, mientras que en la Botica del Semidesierto, le dimos una tableta diaria de Parasitosis a la hora de su comida, durante siete días.

La composición de las tabletas de parasitosis incluye helecho macho, epazote, hojas de granada y ajenjo, que son plantas muy conocidas de la medicina tradicional mexicana para el tratamiento de parásitos del tracto digestivo.

Mientras duró el tratamiento para la recuperación por el golpe, también trabajamos con su aspecto y su acondicionamiento físico y estético.

Como complemento final de su tratamiento físico le dimos durante un mes una tableta de glucosamina, condroitina, calcio y cartílago de tiburón. Lo cual ayudó a mejorar la movilidad de sus patas y su agilidad para el juego.

Para bañarlo, se usó champú antipulgas durante un mes.
Salimos a caminar todos los días por la tarde y a jugar en el parque Guillermo Prieto.

En un mes Poncho se recuperó y entonces nos dedicamos a buscar un hogar para él.
Al principio fue difícil, porque un perro es una responsabilidad, y con mayor razón uno que ha sido víctima de abuso, ya que Poncho había sido abandonado o había escapado de un encierro total en un espacio muy limitado, sin caminatas, sin ejercicio, todo ello delatado por el crecimiento de sus uñas. Y sin alimentación adecuada.

Para mitigar el dolor emocional y la tristeza de Poncho usamos la receta universal que dice que el amor lo cura todo. Le dimos todo el amor que nos fue posible y él nos respondió de la misma manera. Nuestros cachorros aprendieron de él a robarse los jitomates del huerto familiar en cuanto se tornaron rojos, les enseñó a hacer agujeros en la tierra para buscar presas de caza, como es debido en un perro de rastreo, y a todos nos deleitó con su muy particular forma de aullar cuando demandaba comida, paseo o atención.

Semanas después de haberlo encontrado y tratado, Poncho encontró su lugar en la familia de nuestro querido amigo y entrenador de perros Gil Rosas. Con la familia de Gil, Poncho vivió sus últimos años y fue muy feliz al lado de su princesa, y también conoció a una cachorra de su misma raza.