También los atendemos a ellos Parte 2

Dolor por contusiones y estrés post traumático
Caso Clínico: Poncho
Macho
Edad: mayor de 5 años (estimada)
Raza: Basset Hound




Una mañana de noviembre de 2014, afuera de La Botica del Semidesierto, atropellaron a un perrito que hasta ese día nunca habíamos visto en nuestro barrio. En ese momento nadie acudió a ayudar a aquel perro extraño y nadie le reprochó al conductor de una camioneta roja por haber cometido deliberadamente tal acción.

Ante tan evidente abandono y con la intención de aliviar el dolor de aquel perro desvalido, le dimos asilo en nuestro local y llamamos a nuestro amigo médico veterinario Manuel Mendoza.

Así comenzó la historia de Poncho en nuestras vidas.
El médico lo revisó y descartó la presencia de fracturas y lesiones internas graves. Como resultado del golpe sólo se presentaba una contusión fuerte en todo el costado derecho y mucho dolor; no obstante, ese golpe no era todo lo afectaba la condición y la salud de poncho, ya que su estado reflejaba un prolongado abandono ya que estaba intensamente infestado de pulgas, esquelético por la desnutrición y con las uñas de todas sus patas exageradamente largas, además de manifestar una evidente tristeza que duró en sus ojos unas cuantas semanas más.

El tratamiento aplicado por el médico veterinario consistió en: analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos inyectados por tres días, aplicación de líquido antipulgas, baño con agua tibia y corte de uñas. Además recomendó compresas calientes y reposo por tres días, después de los cuales había que llevarlo a caminar un poco cada día hasta su recuperación total.

Una vez iniciado su tratamiento médico, entró en escena el tratamiento de La Botica del Semidesierto con medicina natural y alternativa, el cual vino a reforzar el tratamiento médico para acelerar la recuperación de nuestro querido Poncho.



Tratamiento de la Botica

Microdosis de viburno y milefolium 5 gotitas de cada uno en un poco de agua, administrados con una jeringa (sin aguja), cada cuatro horas durante una semana.
Viburno es relajante muscular y milefolium es un analgésico, desinflamante y cicatrizante interno, que se recomienda después de cirugías y después del parto.



Comprimidos de árnica, dos pequeñas tabletas de árnica por la mañana y dos por la noche, envueltas en un trocito de queso o salchicha, durante siete días. El árnica es un analgésico y desinflamante que ayuda en caso de heridas internas y externas.

Compresas calientes en seco (las que recomendó el veterinario), pero con la administración de tintura de ocotillo u olivo (Dodonaea viscosa) aplicada en espray, con unas gotitas de aceite de lavanda, antes de colocar los trapos calientes sobre el cuerpo. Las compresas se aplicaron diariamente por siete días, por la noche.




El ocotillo (Dodonaea viscosa), al que en varias comunidades de Querétaro también se le conoce como olivo o camí, es un arbusto muy frondoso, de color verde oliváceo que conserva sus hojas durante todo el año y que sirve como leña o para la construcción de enramadas, además de sus propiedades medicinales como desinflamante y relajante muscular.

Más información sobre ocotillo:


Ocotillo (Dodonaea viscosa) en Villa Guerrero, Cadereyta, Qro.


Arbusto leñoso para usos en reforestación, medicinal y ornamental.


Durante los días que siguieron al accidente de Poncho, el dolor fue desapareciendo paulatinamente y la movilidad de su cuerpo se fue recuperando, para dar paso a una relajada tranquilidad, que de vez en cuando daba paso a espontáneos brotes de entusiasmo.

Una vez recuperado del golpe y del dolor, comenzó el tratamiento de desparasitación.
El médico aplicó una inyección de amplio espectro, con refuerzo en una semana, mientras que en la Botica del Semidesierto, le dimos una tableta diaria de Parasitosis a la hora de su comida, durante siete días.

La composición de las tabletas de parasitosis incluye helecho macho, epazote, hojas de granada y ajenjo, que son plantas muy conocidas de la medicina tradicional mexicana para el tratamiento de parásitos del tracto digestivo.

Mientras duró el tratamiento para la recuperación por el golpe, también trabajamos con su aspecto y su acondicionamiento físico y estético.

Como complemento final de su tratamiento físico le dimos durante un mes una tableta de glucosamina, condroitina, calcio y cartílago de tiburón. Lo cual ayudó a mejorar la movilidad de sus patas y su agilidad para el juego.

Para bañarlo, se usó champú antipulgas durante un mes.
Salimos a caminar todos los días por la tarde y a jugar en el parque Guillermo Prieto.

En un mes Poncho se recuperó y entonces nos dedicamos a buscar un hogar para él.
Al principio fue difícil, porque un perro es una responsabilidad, y con mayor razón uno que ha sido víctima de abuso, ya que Poncho había sido abandonado o había escapado de un encierro total en un espacio muy limitado, sin caminatas, sin ejercicio, todo ello delatado por el crecimiento de sus uñas. Y sin alimentación adecuada.

Para mitigar el dolor emocional y la tristeza de Poncho usamos la receta universal que dice que el amor lo cura todo. Le dimos todo el amor que nos fue posible y él nos respondió de la misma manera. Nuestros cachorros aprendieron de él a robarse los jitomates del huerto familiar en cuanto se tornaron rojos, les enseñó a hacer agujeros en la tierra para buscar presas de caza, como es debido en un perro de rastreo, y a todos nos deleitó con su muy particular forma de aullar cuando demandaba comida, paseo o atención.

Semanas después de haberlo encontrado y tratado, Poncho encontró su lugar en la familia de nuestro querido amigo y entrenador de perros Gil Rosas. Con la familia de Gil, Poncho vivió sus últimos años y fue muy feliz al lado de su princesa, y también conoció a una cachorra de su misma raza.
  

Los pecados de la Navidad

Cada año en temporada navideña se avivan una gran cantidad de tradiciones que es muy grato y necesario conservar, sin embargo algunas de ellas se han convertido en verdaderos pecados que no debemos cometer ni fomentar, por ejemplo: quemar basura y llantas para hacer luminarias, comprar mascotas para regalar, usar dulce de acitrón para el pastel de frutas o para la rosca de reyes y comprar o saquear cactus, musgo, bromelias (gallitos), flor de piedra y otras muchas especies de plantas suculentas que se usan en el nacimiento.

Muchas de estas especies de plantas enfrentan graves problemas de sobrevivencia, por ser de lento crecimiento y porque su distribución (en muchos casos) se restringe a pequeñas áreas de terreno, las cuales se encuentran cada vez más amenazadas por el cambio de uso de suelo para la construcción de presas, basureros, fraccionamientos, acueductos, carreteras y parques industriales. Esto sin contar con que cada año se incrementa la demanda de sus frutos para la elaboración artesanal de postres, helados, mermeladas, aguas frescas y demás platillos de la “nueva” cocina tradicional mexicana.
Por si fuera poco, las pequeñas poblaciones de estas especies enfrentan el saqueo y la depredación, ya sea para su venta ilegal en el extranjero o a nivel nacional para el diseño y la ambientación de los nacimientos.

Los nacimientos tienen la virtud de recrearse anualmente, y una gran parte de sus elementos se conservan para ser utilizados año con año hasta convertirse en verdaderas piezas de colección familiar; sin embargo, otra parte de sus componentes es efímera y entre ella muchas veces se encuentran las plantas y el musgo, que van a dar a la basura después del día 6 de enero.
En algunos casos sí existe la intención de conservar las plantas, para colocarlas en una maceta y volver a utilizarlas al año siguiente; no obstante, muchas de ellas mueren en el transcurso de ese año, ya sea porque no tenemos idea de cómo cuidarlas, o porque no se adaptan al cambio de hábitat, puesto que la extracción las condena irremediablemente a la muerte, tal es el caso del musgo, las flores de piedra o doradillas y las bromelias (gallitos).

La capa de musgo sobre las rocas y las ramas en un bosque de pinos o encinos es muy difícil de restaurar, mientras que los gallitos o bromelias requieren de un árbol para sobrevivir. Los cactus de bosque requieren del musgo para que germinen sus semillas, y al igual que los cactus del desierto, se reproducen con mucha dificultad, puesto que la mayoría de sus plántulas mueren en forma natural antes de llegar a ser adultas y reproductivas.

Las siemprevivas, deditos, ruedas de la fortuna u orejas de burro (también llamadas suculentas) son más fáciles de reproducir, pero la mayoría también requieren de una roca cubierta de musgo o de un árbol para germinar en el bosque.

Ante las notables variaciones climáticas que enfrentamos hoy en día, el proceso de reproducción natural de todas estas especies se vuelve más complicado, debido a factores como: menor humedad ambiental, mayor insolación, variaciones extremas de temperaturas en periodos muy cortos de tiempo y lluvias catastróficas.
En consecuencia, la opción para quienes desean tener cactus, musgo y otras plantas vivas en su nacimiento, es adquirirlos con productores autorizados por la SEMARNAT, de los que tenemos varias opciones regionales con estas características (viveros y jardín botánico) para que además nos hagamos el compromiso de cuidarlos durante muchos años.


Los cactus y las suculentas son plantas que necesitan sol al menos unas horas al día, por eso es muy triste ver que muchas de ellas viven encerradas en oficinas o en otros interiores. Tampoco es cierto eso de que los cactus no requieren agua; la medida del agua que necesitan depende de la especie de que se trata, pero un riego moderado, una vez cada dos semanas será suficiente para mantener las plantas sanas y vivas, dispuestas a convertirse en una más de esas piezas de colección que integran el nacimiento por muchos años, y que también estarán allí para ayudarnos a redimir nuestros pecados ambientales.


También los atendemos a ellos

Dermatitis alérgica por pulgas


La presencia de las pulgas en nuestras mascotas puede ser un problema relativamente común, hasta para los cachorros que viven como parte de una familia humana, en el interior de la casa y con todos los cuidados o atenciones que ellos se merecen. Más aún, este problema se presenta entre los cachorros que viven y trabajan en el campo, pero aún más entre los que no son atendidos ni cuidados por nadie.
Es por ello que esta enfermedad es una de las parasitosis veterinarias más comunes en el mundo entero y la más frecuente en el perro, aunque no todos los individuos son igualmente sensibles a ella. Existe cierta resistencia por parte de algunos de ellos, pero otros responden con alergia desde la primera picadura de las pulgas.
En el mundo existen más de 2000 especies de pulgas, pero sólo tres de ellas pueden considerarse parásitos importantes de los animales domésticos o del hombre: Ctenocephalides canis y Ctenocephalides felis felis y Pulex irritans.
La pulga del gato C. felis felis puede infestar a un gran rango de especies domesticas y silvestres ya que es muy poco selectiva y es una de las especies que causan la mayor preocupación médica en todo el mundo.
Las pulgas son parásitos de la piel, son de color marrón oscuro, no presentan alas, son aplanados lateralmente y de cuerpo brillante. Se alimentan de sangre (son hematófagos) y si están muy hambrientas se pueden alimentar de casi cualquier animal hospedero. La hembra toma comidas largas (de más de una hora) y defeca mientras come; de esta manera, 72 pulgas pueden tomar hasta 1 ml de sangre por día.
La saliva de la pulga contiene una gran variedad de sustancias que sirven para que la sangre que van a consumir sea de fácil digestión, por ejemplo: enzimas que fragmentan las proteínas de la sangre y también algunos anticoagulantes, que evitan que la sangre se solidifique mientras la están consumiendo. Todas estas sustancias pueden ser potencialmente irritantes o alergénicas para nuestros cachorros; esto es, que les producen alergia.
El cuadro clínico de dermatitis alérgica por picadura de pulga se puede producir en un gran número de perros de cualquier raza y consiste en un escozor que provoca que el animalito se rasque o se lama intensamente, con la consiguiente formación de heridas que pueden complicarse con infecciones por hongos o bacterias, y éstas pueden dar lugar a otras dermatitis húmedas o purulentas y en los casos crónicos se puede llegar al engrosamiento de la piel o la aparición de manchas oscuras.
Los signos clínicos de la dermatitis alérgica por picadura de pulga son consecuencia de la comezón y de las autolesiones, por rascarse constante e intensamente. Tipicamente la alergia inicia en la base de la cola, con una simple roncha o enrojecimiento que causa picor (por hipersensibilidad inmediata), seguido de granitos con costras y descamación de la piel. Así mismo, en los animales de pelo largo y claro puede observarse una mancha de color oscura en el pelo, debido a la saliva que dejan al momento de lamerse o morderse.
Las lesiones generalmente se presentan en la región dorso lumbar o comúnmente llamada rabadilla, y posteriormente abarcan la zona alrededor del ano y luego los muslos y hasta el abdomen. Los caninos afectados con esta enfermedad no descansan ni se alimentan en forma adecuada causando una disminución en su condición física y su estado de ánimo.
El problema con la infestación por pulgas no es solamente la alergia que daña  a los cachorros sensibles, ni tampoco la molestia por su incómoda presencia. El problema mayor es que las pulgas son transmisores de otras enfermedades más peligrosas y potencialmente dañinas hasta para nosotros y nuestros niños, así como para las otras mascotas de la casa. La tenia del perro (Dipylidium caninum) es uno de estos problemas, que causa la enfermedad llamada Dipilidiasis.
La tenia un gusano plano que para desarrollarse necesita de dos huéspedes, uno intermedio (la pulga) y otro final (un mamífero), perro, gato o humano.
La enfermedad que causa la tenia del perro puede llegar a afectar a los humanos, por lo general niños, que se contaminan accidentalmente al llevarse las manos a la boca tras jugar con las mascotas.

Si la cantidad de parásitos alojados en el cuerpo del cachorro es ligera, la enfermedad no presentara síntomas, pero si la infestación se hace severa, aparecen síntomas como irritación y comezón en el ano, dolor abdominal, diarrea o estreñimiento y hasta pérdida de peso.

Esta enfermedad se detecta por la aparición de los fragmentos de tenia o proglótidos (que parecen granitos de arroz blanco) en las heces del cachorro o porque se detectan adheridas a la zona perianal o en los sitios donde duerme el perrito.

Caso clínico

Yuki, macho, 10 años de edad, mestizo (cruzado de Toller retriever), pesa 18 kg.

En 10 años Yuki no ha padecido enfermedades graves, pero desde pequeño ha mostrado cierta sensibilidad a las picaduras de pulga, lo que se manifestaba con pequeñas ronchitas en la parte lumbar de su cuerpo; razón por la cual, anualmente se le aplica una ampolleta cutánea contra las pulgas.
Este año (2016) Yuki se volvió más sensible a la presencia de las pulgas, las cuales ha adquirido cuando paseamos y cuando juega con su amiga “ojitos de cascabel” en el jardín de San Gaspar.

"Ojitos de Cascabel" (hembra, cachorra, no sabemos quién es su familia).

Los síntomas comenzaron a ser visibles a mitad del verano, estación en la que incrementa la incidencia de estos parásitos, debido al calor y a la humedad. En esos días observamos que la intensidad de su rascado aumento notablemente. En pocos días las pulgas ya habían producido en la piel de Yuki numerosas manchas de color marrón, irritación y una zona de alopecia en la parte lumbar de su lomo; además había descamación y una supuración grasosa en la piel, y la picazón que iba en aumento era casi ¡insoportable! Para él y para nosotros.
El tratamiento que recomendó el médico veterinario consistió en:
- Dexametasona tabletas de 0.5 mg. Una tableta cada 24 horas por 7 días, y después media tableta cada 24 horas por otros 7 días. Para calmar la irritación y la comezón.
- Antipulgas frontline, ampolleta para la piel. Para frenar la infestación.
- Baño frecuente con champú antipulgas por tres semanas y limpieza intensiva de sus camas, cobijas y sitios de descanso.

El tratamiento de medicina alternativa recomendado por La Botica del Semidesierto para complementar al tratamiento veterinario consistió en:
- Lavado con jabón de glicerina y esencia de árbol de té en la zona con irritación, dos veces por semana, durante tres semanas.
La esencia de árbol de té tiene propiedades antimicóticas, pero además es repelente de insectos. El jabón de glicerina es suave con la piel y no la reseca.

- Aplicación diaria de gel de caléndula después del baño o del lavado, lo que ayuda a mitigar la picazón y a bajar la inflamación de la piel. La caléndula es recomendable para cicatrización y para el tratamiento de alergias.

- Administración diaria de ácidos grasos (Omegas 3, 6, 9). Dos capsulas diarias de aceite hígado de de bacalao en su comida, durante dos meses (por lo  menos). Los ácidos grasos nutren la piel y reducen los efectos de la histamina que es la sustancia liberada por el cuerpo en respuesta a la alergia. Los ácidos grasos también ayudan a mejorar la calidad y el brillo del pelo.

Como la enfermedad de Yuki derivó en dipilidiasis, volvió a acudir al veterinario. Esta vez la receta consistió en una toma de Praziquantel de 100 mg y en la Botica del Semidesierto se le recetó:
- Parasitosisi tabletas, una pastilla diaria por dos semanas en su comida, para comenzar al día siguiente de la toma de Praziquantel. La formulación de parasitosis contiene una mezcla de helecho macho, hojas de granada, epazote, gentiana y ajenjo. Estas plantas tienen la capacidad de modificar el medio en el que se desarrollan los parásitos, evitando que proliferen en el intestino, además de que algunas de estas plantas favorecen la digestión y mejoran la absorción de nutrientes para el paciente que las consume.

Ahora que el tratamiento antiparasitario ha terminado, Yuki tomará durante una semana, una cápsula diaria de Pentre Herbal, que es una mezcla de raíz de equinacea, ajo, sello dorado, uña de gato, fenogreco y cuachalalate, que servirá para reforzar su sistema inmunológico, ya que por su edad es muy probable que se haya debilitado y que por esa razón se haya presentado tanto la alergia a la picadura de pulgas como la parasitosis.

Flores de equinacea, con propiedades para reforzar las defensas del cuerpo

De ahora en adelante, los cuidados preventivos serán lo fundamental para su cuidado. Baño cada tres semanas, lavado semanal de su cama, limpieza de sus lugares favoritos para descansar y además, ejercicio diario y muy buena alimentación a base de croquetas, frutas (papaya, manzana y pera, que son sus favoritas) y un poco de queso o yogur de kéfir como botana diaria.





Fuentes de información




Temazcales en Cadereyta


Uno de los rasgos más sobresalientes y socialmente aceptados de las prácticas medicinales prehispánicas es el Temazcal, en parte porque bañarnos es una experiencia satisfactoria y relajante, arraigada en la historia cultural del hombre y relacionada también con la purificación, tanto del cuerpo como del espíritu; pero además, porque el baño de temazcal ahora está en boga.
En diversas culturas ancestrales del mundo, como la rusa, la escandinava y las culturas mesoamericanas, el baño es un ritual relacionado con actividades tan variadas como lavar los pecados del cuerpo, descargar energías negativas, equilibrar los humores de frío o calor, facilitar el parto, blanquear la piel o fortalecer los músculos y la sangre. Para tales propósitos los baños termales y los de vapor pueden son considerados los más exitosos, ya que la acción del agua caliente y del vapor generan relajación muscular contra ciertos tipos de dolor, limpieza más o menos profunda de los poros de la piel, sudoración, cicatrización y descongestión respiratoria, además de estimular la circulación.
La palabra temazcal es de origen náhuatl y significa la casa (calli) del vapor (tema). Esta casa ritual generalmente consiste en una construcción de adobe, ladrillo o piedra, en forma de bóveda o de cubículo pequeño, en cuyo interior se encuentra una cavidad a nivel del piso en la que se colocan piedras calientes, sobre las cuales se aplica agua fría para producir el vapor.
Existen algunas variantes de este modelo general, pero todas ellas inspiradas en las antiguas descripciones conocidas de los antiguos pueblos mexicanos, y se sabe también que el temazcal, además de ser una práctica médica, es una práctica social y religiosa que ayuda a reforzar la cohesión de un grupo, de una familia o de una comunidad, ya que siempre se realiza en grupo y mediante un ritual o ceremonia relacionado con el renacimiento de las personas.
El uso de diversas plantas medicinales dentro del temazcal es ampliamente conocido, ya que cumplen con los propósitos terapéuticos ya mencionados. Lamentablemente muchas de las plantas que actualmente se emplean en esta práctica curativa pertenecen a especies introducidas a nuestro país desde la época colonial, mientras que el uso de las especies nativas ha sido desplazado. Es muy común el uso la sábila, el pirul, el romero y la ruda, que si bien pueden ser muy terapéuticas, no son las que originalmente se usaban en los antiguos baños mexicanos.
En aquellos temazcales mesoamericanos seguramente se usaron plantas como el poleo, el árnica, el muicle, el sauco, el pericón, la salvia, el cempaxúchil, los copalillos y hasta el sangregado. Todas ellas especies nativas de Mesoamérica y con un amplio potencial terapéutico adecuado para el baño de vapor.
Ahora que nos dedicamos con más interés que nunca a buscar los rasgos mágicos de los barrios, de los pueblos y de los territorios, el temazcal ha cobrado más fuerza que nunca para colocarse como uno de esos toques de magia cultural que tanto buscan los turistas y los practicantes de la vida natural y sustentable, aprovechemos que en Cadereyta también hay temazcales.
No obstante que estos temazcales han sido incorporados en tiempos muy recientes a nuestro territorio semidesértico, el servicio ya se encuentra disponible, y se presenta como una posible oferta de servicios turísticos locales que nos podrían ayudar a retener con más fuerza a los paseantes que circundan nuestra región y que muchas veces encuentran más y mejores atractivos en las poblaciones vecinas.

Al menos dos de estos temazcales de Cadereyta brindan servicio al público, uno de ellos, Teocuicacali en la calle Zaragoza No. 51 sur, en el barrio de San Diego y Yolotsin en la calle Madero No. 15, en el centro de Cadereyta.



Pediculosis

Piojos
En charlas recientes con amigas, clientas y colegas, ha surgido reiteradamente el tema de los piojos. Como una mera sensación basada en nuestras percepciones y en la frecuencia con la que las mamás hablan de contagios en las escuelas de los niños, hemos llegado a la conclusión de que la infestación está ocurriendo con mayor frecuencia y con mayor intensidad en estos últimos tres o cuatro años, incluso en temporada invernal, que es cuando se supone que este padecimiento podría disminuir su incidencia.
Es por esta razón, que ahora se hará una pequeña recopilación de las recomendaciones con las que algunas mamás han obtenido resultados favorables en el tratamiento, ya que muchas de ellas también coinciden en que los productos médicos no surten los efectos esperados, y que no desean aplicar sustancias químicas (pesticidas) a las cabecitas de los amados pequeños y mucho menos a las cabelleras de las hermosas princesas.
Medicamente se le llama pediculosis a la infestación por piojos. Los piojos son insectos parásitos de la piel, que no poseen alas y que no pueden vivir fuera de su huésped. Los adultos pueden vivir hasta 35 días y las hembras pueden depositar desde 2 hasta 10 huevecillos (liendres) por día.
Las liendres están protegidas por una cubierta llamada quitina, que protege a los embriones de la sequedad y que al mismo tiempo los adhiere al cabello.
Los piojos se alimentan directamente de vasos sanguíneos a través de un estilete, que es una especie de popote que sale desde la faringe del insecto.
Sin alimentarse, un piojo puede vivir sólo uno o dos días fuera de su huésped.
Durante el invierno la incidencia de este padecimiento puede disminuir, debido a que la fecundidad de la hembra disminuye; sin embargo, aún durante esta temporada de frío muchas madres están padeciendo por la infestación de los niños, y es necesario que tomemos nuestras precauciones antes de que comience la temporada de calor, ya que seguramente se incrementará su incidencia.
Antes de comenzar con las recomendaciones es muy importante aclarar que este padecimiento no tiene nada que ver con la higiene de las personas, ni con su condición social, ni mucho menos con su origen geográfico. Los piojos son muy democráticos y sin duda les gustan los niños limpios y hasta los adultos de cualquier edad; de preferencia personas con cabello delgado, ya que en el cabello grueso las hembras de los piojos parecen tener una mayor dificultad para depositar sus huevecillos. Lo cierto es que en nuestra cabeza tenemos cabellos de diferentes grosores.
Entre las recomendaciones empíricas y alguno que otro estudio científico recopilado, podemos resumir los siguientes consejos prácticos.
El aceite de coco, aplicado generosamente en toda la cabeza y reposado por unos 20 minutos con la cabeza cubierta, parece sofocar a los individuos juveniles y a los adultos. Si a ese aceite de coco se le añaden unas 10 gotas de aceite de árbol de té (tea tree), el resultado es aún más favorable.
Usar productos a base de aceite de coco como champú, enjuague y jabones también es una recomendación que hacen algunas expertas, tanto mamás como princesas.
Para desprender las liendres que están fuertemente adheridas al cabello, recomienda el uso de vinagre, que suaviza la capa de quitina. La recomendación es: usar una mezcla de media taza de vinagre de manzana en un litro de agua para remojar antes de peinar con el peine especial.
Las infusiones de hierbas como el eucalipto, el romero, la lavanda y otros productos que las abuelas usaban para este tratamiento, como el hueso de aguacate, el árnica y el epazote, también tienen efecto positivo como insecticidas naturales, al grado de que se usan como insecticidas orgánicos para hortalizas y huertos urbanos. Y hasta alguna variedad de árnica ya ha sido probada en laboratorio contra este tipo de insectos con resultados esperanzadores.
Para el caso de querer probar tratamientos naturales, las artesanas cadereytenses de la cosmética natural tienen una alternativa que sería muy bueno intentar, ya que ellas elaboran un champú a base de estas plantas especiales para los piojos, y lo distribuyen en las carretas del jardín principal.

Champú a base de plantas utilizadas en la medicina tradicional mexicana para el tratamiento o control de los piojos

Aceite esencial de Tea Tree o Árbol de Té

Ante todo, los productos naturales serán nuestra primera alternativa, ya que no queremos usar indiscriminadamente sustancias como el malatión y las piretrinas que son algunos de los activos presentes en los productos farmacéuticos.
Mientras tanto, la prevención es la mejor herramienta para evitar que la infestación prolifere en esta próxima temporada de calor. Revisar a los niños constantemente, avisar sin pena y sin temor a otras mamás en cuanto aparezcan los parásitos, actuar con los remedios caseros, no discriminar a los niños infestados y mucho menos, atacarlos y violentarlos.
La pregunta que aún queda en el aire y que ha suscitado más conjeturas entre las expertas consultadas es: ¿por qué ahora percibimos mayor presencia de los piojos que hace unos 10 años?
Las respuestas aventuradas fueron las siguientes:
a) Mala o deficiente alimentación de los niños, b) mayor estrés por las crisis de sus padres (ambas se traduce en depresión del sistema inmune del cuerpo), c) un efecto ante el cambio climático, d) resistencia de los piojos a los productos químicos o producida por sustancias químicas liberadas al ambiente.

No sabemos nada todavía, pero estaremos ocupadas en averiguarlo.


El suelo y la lluvia

El hombre moderno construye ciudades, parques industriales, aeropuertos, centros comerciales y carreteras, para que duren por siempre, como si el paisaje y el suelo fueran estáticos o inanimados. Pero al pasar del tiempo nos vamos dando cuenta de que esos elementos sobre los que construimos no son tan estables como pensábamos, puesto que tienden a moverse y a cambiar, y uno de los principales factores que promueven el movimiento del suelo y que puede hacer cambiar al paisaje en una sola noche es la lluvia.
Al caer la lluvia una parte del agua es absorbida por el suelo, otra parte escurre por la superficie y forma arroyos que corren y que crecen desde las partes más altas del terreno hasta las más bajas. Cuanto más corre el agua cuesta abajo, los arroyos aumentan su caudal, desde unos cuantos centímetros, hasta llegar a medir varios metros de ancho y de profundidad, lo que implica arrancar la tierra y lo que se encuentre sobre ella: árboles, banquetas, bardas, pavimento y hasta coches y casas. Este fenómeno lo tenemos más o menos conocido, lo hemos sufrido muchas veces y otras más lo hemos visto en la televisión.
No obstante, el escurrimiento superficial no es el único responsable del movimiento del suelo, ya que este proceso también ocurre a nivel subterráneo.
En el subsuelo también se forman pequeñas corrientes y escurrimientos que no alcanzamos a ver a simple vista porque pasan por debajo de los adoquines y de nuestras construcciones, pero en algún momento serán causantes de hundimientos, cuyo tamaño dependerá del tipo de suelo y del tipo de roca que se encuentre debajo de estos. Hay suelos muy permeables y con gran capacidad de infiltración (estos podrían ser más resistentes a la erosión), mientras que también existen rocas que se disuelven con el agua, (como las calizas de la Sierra Gorda y sus hermosas cavernas labradas por el agua).
Por otra parte, como el suelo es casi una esponja, es capaz de absorber el agua hasta un cierto volumen, pero si la lluvia continúa y sobrepasa ese nivel máximo de absorción, el suelo comenzará a ser movido por el agua en forma masiva, como si se tratara de un bloque de gelatina. Este movimiento de suelo provoca los deslaves y los derrumbes más aparatosos, esos en los que la televisión emplea horas para asustarnos y no para informarnos.
Este tipo de fenómenos que nos sorprenden cuando la lluvia es intensa, inesperada o duradera, no ocurren sin que nadie los haya previsto, lo que sucede en la mayoría de los casos es que si algún ingeniero hidrólogo, algún geólogo o un biólogo opinó en contra o se opuso a la aprobación de una obra por estar en riesgo de ser afectada por el agua o por afectar el paso de agua, este especialista simplemente fue ignorado, “por afectar” a los intereses de los constructores, del gobierno y del “desarrollo social”.
En estos días de lluvia muchos de nosotros nos sentimos afectados por los baches, por los hundimientos, por los derrumbes, por las inundaciones o por los arroyos que se ensanchan a costa de los terrenos, así como por las calles que se convierten en ríos mientras llueve y por la humedad creciente que ataca a las paredes. Entonces cabe preguntarnos ¿Cuál fue el interés que realmente se favoreció?
Muchas veces los abuelos así como los especialistas nos advierten del riesgo de construir sobre un cierto terreno o en una pendiente escarpada, sin embargo, las obras se llevan a cabo y lamentablemente, después de la construcción no se habla más de ese tema, hasta que ocurre algún desastre. Las ciudades no cuentan con drenajes pluviales, se elimina la vegetación (que infiltra el agua al suelo), se forra la superficie del suelo con planchas de concreto, no existen políticas de prevención y lo que es peor, hemos dejado de observar a la naturaleza y no sabemos por dónde nos van a afectar las próximas lluvias torrenciales o tampoco recordamos en dónde se formaban las antiguas lagunas que existieron antes de que la ciudad creciera.

Mientras que el “progreso” siga siendo más importante que el bienestar social, seguiremos sufriendo con los desastres por negligencia, desde los que afectan a nuestras pequeñas comunidades, hasta los que afectan a la economía global, tal será el caso de que llegue a construirse el nuevo aeropuerto de la ciudad de México sobre los suelos más gelatinosos del antiguo lago de Texcoco.

La sábila es una planta africana y del Medio Oriente



Al pensar en medicina tradicional mexicana generalmente pensamos en esas plantas que las mamás y las abuelas cultivan en casa y que nos han preparado en innumerables ocasiones para beber en forma de té.
Si hacemos mentalmente la lista de esas plantas medicinales recordaremos nombres como: romero, manzanilla, hierbabuena, ajo, cebolla, canela, limón y por supuesto, la “milagrosa” sábila, sólo por mencionar algunas.
Para poder revalorar el uso de nuestra ya casi olvidada medicina tradicional mexicana sería muy importante conocer el origen de muchas especies que en la actualidad la conforman.
Por ejemplo, de la pequeña lista de plantas arriba mencionadas ninguna es de origen mexicano, todas ellas llegaron a nuestro territorio después de la conquista de América y se integraron a un amplio repertorio de plantas mexicanas de utilidad terapéutica.
La sábila ocupa un lugar importante entre todas ellas por la gran cantidad de usos y propiedades que se le conocen o se le atribuyen: digestiva, hipoglucemiante (que reduce niveles de azúcar en la sangre), cicatrizante, laxante, analgésica, antiséptica y para evitar la caída del cabello; pero también tiene diversos usos cosméticos, es ornamental, sus flores son comestibles y hasta se considera de buena suerte (decorada con moños rojos).
Pues bien, todas las especies de sábila provienen tanto del centro-sur de África como de la Península Arábiga y pertenecen a un grupo de plantas integrado por cerca de 550 especies diferentes. Las especies más conocidas en México son Aloe vera (flores amarillas) y Aloe ferox (de flores rojas o naranjas).
Aloe vera es una especie que proviene del suroeste de la Península Arábiga; mientras que Aloe ferox proviene de Sudáfrica. Ambas especies son climas secos y cálidos, semejantes a los desiertos y semidesiertos que tenemos en buena parte de nuestro país.
Es posible que el uso de esta especie como planta medicinal se haya producido desde muy temprano en la historia de la humanidad, ya que la especie humana se originó en África y el uso de esta especie es históricamente conocido por las culturas de países como República de Togo, Nigeria, Sudáfrica y Zimbabwe.
Conocer algunos aspectos culturales del uso de la sábila debe ser muy importante para los que pertenecemos a la cultura del Semidesierto ya que no debemos permitirnos el error de pensar que esta planta pertenece a nuestra cultura prehispánica, como se ha llegado a presentar recientemente en algunas muestras gastronómicas del Semidesierto Queretano, donde se han servido sus flores en forma de guisado con huevo.
También es muy importante señalar que las especies de Aloe que se cultivan en México han llegado a convertirse en un problema para ciertas zonas de vegetación silvestre de nuestro país, ya que al crecer y multiplicarse en nuestras casas, las podamos y las tiramos en cualquier terreno o las mandamos a la basura. En esos sitios las plantas se arraigan nuevamente y crecen hasta desplazar a las plantas nativas, las cuales también son medicinales, son refugio y alimento para la fauna silvestre y tal vez hasta se encuentren en peligro de extinción.

Por todo esto, es importante reconocer el valor medicinal y cultural de la sábila en México, pero sin olvidar que es una planta extranjera, y que en nuestro país existen un gran número de especies nativas de gran valor medicinal y alimenticio que tienen un alto potencial de uso en la medicinal actual y futura del mundo.

Flores de nochebuena para la cena de Navidad

La tarea de investigar, experimentar y divulgar acerca de los usos tradicionales y potenciales de la flora nativa mexicana, actualmente la han asumido instituciones como las universidades, los jardines botánicos, algunas asociaciones civiles y los mismos pueblos originarios, interesados en conservar su cultura, sus tradiciones y sus recetas ancestrales.
Un ejemplo de este tipo de trabajo son los recetarios que se compilan y se publican cada vez con más frecuencia acerca del acervo culinario mexicano, derivados de trabajos multidisciplinarios de investigación y de rescate, que en conjunto han llevado a nuestra  vasta cocina a ser considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, por la UNESCO; todo ello, consolidado a partir de una herencia milenaria que gira en torno al uso del maíz y de muchas otras especies nativas, originarias y domesticadas en nuestro territorio a través de siglos de perfeccionamiento cultural.    
Entre etas tareas destacan las que realizan los Jardines Botánicos, que son instituciones dedicadas a la conservación del germoplasma de nuestro acervo vegetal nacional, es decir, que son los custodios de las plantas vivas, de sus semillas, de sus variedades y del conocimiento que existe en torno a ellas, por ejemplo, sus orígenes silvestres y su condición actual en la naturaleza, las formas de su cultivo, los cuidados especiales que requieren y sobre todo, la información sobre sus usos reales y potenciales.  
En este trabajo integral destaca la labor que realiza el Jardín Botánico del Parque Ecológico Xochitla (Tepotzotlán, Edo. Mex.), que además de contar con colecciones de plantas nativas de México, a lo largo del año ofrece al público exhibiciones, conferencias, talleres y muestras gastronómicas dedicadas a aprovechar tanto la flora nativa de México como otras plantas de ornato no mexicanas, para la elaboración de novedosos platillos, todos creados y presentados por el propio chef ejecutivo del restaurante El Silo, del parque ecológico, Antonio González Villaseñor.

De este modo, en dichas muestras gastronómicas se han presentado variados platillos a base de quelites, dalias, flores de pensamiento, flor de jamaica, pétalos de rosa y hasta flores de crisantemo; pero ahora, por temporada navideña, también se incluye en este repertorio a la flor de nochebuena, por lo que en su más reciente demostración, el chef ha presentado dos menús dedicados a esta apreciada flor mexicana, el primero de ellos es un menú de tipo cotidiano conformado por ensalada de lechugas, consomé de pollo, tortitas de cilantro, gelatina y ponche en los que el ingrediente principal fueron las llamativas hojas que forman la flor de Nochebuena.
Sin embargo, el menú estelar de dicha muestra gastronómica fue uno que bien podría considerarse como una opción para preparar la cena de Navidad, el cual consta de ensalada de frutos rojos y flores de nochebuena, crema de nuez con flor de nochebuena, lomo de cerdo en salsa de flor de nochebuena, mousse de frutos rojos y flores de nochebuena y ponche de frutas secas con flor de nochebuena.
Las recetas se comparten a continuación, esperando que sirvan de inspiración para quienes aún no han decidido qué preparar en las próximas fiestas.
Con la única recomendación de que para su preparación, se utilicen flores de plantas cultivadas en casa y no las flores de plantas recién compradas en invernaderos o tiendas de autoservicio, ya que éstas fueron tratadas para su floración y desarrollo, con sustancias agroquímicas  que pueden ser nocivas para nuestra salud.








 ENSALADA


CONSOMÉ


TORTITAS DE CILANTRO 

 MENÚ COMPLETO


 MENÚ PARA LA CENA DE NAVIDAD




 CREMA DE NUEZ CON FLOR DE NOCHEBUENA


LOMO DE CERDO EN SALSA DE FLOR DE NOCHEBUENA





Las plantas que nos invaden

Sábilas en la Peña de Bernal

Estamos acostumbrados a ver en nuestro paisaje cotidiano algunas plantas o árboles que nos parecen atractivos, útiles y hasta ambiental o culturalmente valiosos, sin embargo desconocemos de ellos un pasado nebuloso que los convierte en potenciales enemigos de una parte de nuestra cultura y de nuestro medio ambiente. Entre estas especies de plantas exóticas e invasoras se encuentran el pirul, la sábila, las campanitas, los eucaliptos, las jacarandas, muchos pastos forrajeros y una gran cantidad de bellas flores que viven en las orillas de las carreteras o en las parcelas abandonadas.

Las plantas exóticas son aquellas que evolucionaron y son nativas de un lugar y que luego fueron llevadas por el hombre a otros lugares lejanos y distintos.
Este proceso ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad en su caminar por el mundo, ya que siempre hemos tenido la necesidad de llevarnos nuestros valores más preciados cuando migramos o nos mudamos. Así pues, nos hemos llevado con nosotros plantas y animales. De estos últimos, el perro es el caso más emblemático y las ratas el más problemático.
Algunas de las especies vegetales que nos acompañan en las migraciones se han dejado domesticar y entonces las procuramos en ambientes relativamente controlados, en jardines, en huertos y en parcelas. Otras decayeron en el proceso de migración ante el ataque de plagas y enfermedades que no las habían atacado nunca o ante los golpes climáticos del nuevo hogar al que fueron llevadas; sin embargo, otras especies vegetales se han vuelto mucho más rebeldes de lo que antes fueron, y además de ser exóticas para el nuevo ambiente, también se volvieron invasoras.
Las plantas invasoras pueden ser extremadamente peligrosas, puesto que además de estar en los lugares relativamente controlados como los jardines o los huertos, también tienen la capacidad de extender su territorio hasta donde el viento, el agua o los animales (nosotros incluidos) las vayan llevando, y como en sus nuevos sitios de colonización no encuentran plagas, enfermedades o depredadores, ellas se extienden a sus anchas y desplazan a las especies que antes habían estado allí procurando la estabilidad de su ecosistema.
Uno de los casos más sobresaliente de capacidad invasiva de una especie vegetal en nuestro país es el de la sábila. Las sábilas se reproducen a una velocidad muy considerable, así que una familia que tenía su planta muy bien cuidada en su jardín, pronto tendrá 10 o hasta 20 hijos de la misma, los cuales ya no deseará tener en su casa y entonces los tirará a la basura. En los basureros estas plantas enraízan, crecen, proliferan e invaden el terreno.
En muchos basureros de México y también en Cadereyta existen manchones de sábilas que son imposibles de erradicar, y esto no solo pasa en los basureros, sino que también ocurre en terrenos de vegetación silvestre o cerca de parcelas agrícolas.
Otro caso significativo es el del árbol pirul. A estos árboles los vemos entre los mezquitales, entre las nopaleras y en los terrenos baldíos, por eso no pensamos que sean invasores de nuestro entorno, sin embargo, lo son ya que son árboles originarios de Sudamérica y que llegaron a nuestro territorio no por causas naturales sino por la propia mano del hombre en siglos recientes, durante los tiempos de la colonia.
Recientemente en nuestro país se creó la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras, dirigida a la prevención, el control y la erradicación de las especies que en muchos casos han desplazado y puesto en riesgo de extinción a una buena parte de la valiosa biodiversidad de los ecosistemas mexicanos.
La meta es llegar a instrumentar una legislación que regule la entrada de especies invasoras y que en muchos casos prohíba su distribución, ya que muchas de estas especies se expenden hoy en día como curiosas plantas de ornato o peor aún, hasta se están usando como plantas para el control de la erosión en algunos lugares del Semidesierto Queretano, tal es el caso de las sábilas en un predio llamado Hacienda Peña Azul muy cerca de Vizarrón, Cadereyta.
Sábilas utilizadas para supuestas prácticas de control de la erosión en predios del Semidesierto Queretano. Vizarrón, Cadereyta de Montes. 
Las sábilas tienen la capacidad de proliferar en condiciones extremas como falta de agua e insolación fuerte. Forman manchones imposibles de erradicar y desplazan a las especies de la flora local.
Sábila es un grupo de especies originarias del continente africano y de Arabia.


En otros casos las invasoras nos rodean y no las conocemos, las dejamos prosperar alegremente, tal es el caso de las llamadas “campanitas”, florecitas rojas de una planta que algunos llaman viboritas. Las campanitas tienen literalmente tomadas a la Meseta y a Pueblo Nuevo, aquí en Cadereyta.


Viboritas o campanitas (Kalanchoe delagoensis), especie invasora que se encuentra en una gran cantidad de predios de Cadereyta.
Origen: Madagascar.


Conocer estos datos puede ser el primer paso de nuestra colaboración con la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras. Los siguientes serán evitar la proliferación de estas plantas y hasta colaborar erradicando y destruyendo las que vayamos encontrando a nuestro paso.

Finalmente, es importante aclarar que ese proceso de dispersión de plantas y animales también es un proceso natural, que ocurre constantemente en la naturaleza y que pone a prueba a cada especie en su capacidad de adaptarse a nuevos ambientes. Sin embargo, cuando esto ocurre sin la ayuda del hombre se llama evolución y éste es el proceso generador de toda la diversidad biológica del mundo.

Otras plantas invasoras:



Higuerilla (Ricinus communis). Plantas con una gran capacidad invasora, por su gran producción de semillas, de las que se extrae el aceite de ricino.
Origen: Posiblemente África.




Bola del rey (Leonotis nepetifolia)
Origen: África tropical.






Lirio acuático (Eichhornia crassipes). Invasora acuática que prolifera en presas y ríos con cierto nivel de contaminación. En algunos mercados se vende como planta de ornato por sus flores.
Origen: Sudamérica.




Tabaquillo (Nicotiana glauca), invade en terrenos donde el suelo ha sido removido como bancos de materiales, costados de carreteras, taludes, y minas. Produce una gran cantidad de semillas. 
Origen: América tropical, probablemente Sudamérica. 
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/solanaceae/nicotiana-glauca/fichas/ficha.htm



 Cebollín (Asphodelus fistulosus) abundante a la orilla de las carreteras en temporada de lluvias. Muy atractivo por sus flores, pero muy invasivo.
Origen: Europa
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/asphodelaceae/asphodelus-fistulosus/fichas/ficha.htm




Alfalfa (Medicago sativa)
Origen: Persia
http://naturalista.conabio.gob.mx/taxa/57057-Medicago-sativa


Acelguilla (Reseda luteola) muy común en la orilla de las carreteras en tiempo de lluvias.
Origen: Europa
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/resedaceae/reseda-luteola/fichas/ficha.htm