FORMAS DE USO DE LAS PLANTAS MEDICINALES

Para que las plantas medicinales tengan un mejor efecto sobre nuestro cuerpo hay que seguir ciertas reglas de preparación y uso. Aquí vamos a hablar un poco acerca de las formas más sencillas de prepararlas y usarlas en casa.

Para su uso debemos considerar el manejo desde su cosecha, y para ello debemos tener en cuenta que las plantas medicinales deben recolectarse cuando están en plena madurez, es decir cuando están perfectamente desarrolladas y de preferencia durante la temporada de floración.

También es importante cosecharlas antes del medio día, para evitar que sus aceites aromáticos o sus sustancias más delicadas sean evaporadas o se dañen por el sol.

Una vez cosechadas se les deben cortar las hojas amarillas o podridas, posteriormente se lavan un agua y jabón, como las verduras, pero se secan con papel de cocina. Una vez secas se dejan deshidratar en la sombra. Si la planta es de tallos gruesos y jugosos como la sábila, se recomienda cortara a lo largo con un cuchillo para facilitar la deshidratación.

Después de unos días la planta deshidratada se envasa y se guarda en un lugar fresco y seco, de preferencia oscuro. El aire debilita el aroma y las propiedades curativas de la planta una vez seca, por esta razón es conveniente guardarla envuelta en papel, así sus propiedades siguen inalterables hasta un año después.

Las plantas secas al sol no poseen propiedades curativas.

Estos principios se aplican a flores, hojas, corteza, semillas, ramas o raíces.




FORMAS DE PREPARACIÓN

INFUSIÓN
Poner a hervir agua, apagar el fuego y poner la planta a reposar durante 5 a 10 minutos, en un recipiente tapado. Después se cuela y se toma.

PLANTAS O PARTES USADAS EN INFUSIÓN
Plantas y partes suaves no leñosas, flores y hojas suaves.


COCIMIENTO
Hervir en agua la planta por un periodo de 3 a 10 minutos, después dejarla reposar de 5 a 10 minutos, en un recipiente tapado. Después colarla e ingerirla.

PLANTAS O PARTES USADAS EN COCIMIENTO
Raíces, plantas leñosas, troncos y ramas gruesas, cáscaras, cortezas, semillas y hojas muy duras.

Generalmente a las preparaciones en cocimiento o infusión se les llama TÉ.

MACERACIÓN
Se coloca la planta muy triturada en un recipiente y se agrega agua natural o vino blanco y se tapa el recipiente. Este procedimiento se usa para evitar que el calor destruya algunos principios activos de las plantas.
Para raíces y cortezas se dejan macerar de 10 a 12 horas y hasta 1 semana.
Tallos, hojas y flores de 5 a 8 horas.
Se filtra sólo la cantidad necesaria para una dosis y se le puede añadir un poco de azúcar, el resto se deja en maceración hasta agotar el líquido en tomas sucesivas.











FORMAS DE USO DE LA INFUSION, EL COCIMIENTO Y LA MACERACIÓN

BAÑOS
Se prepara el agua de baño en una tina y se le añaden hasta 2 litros de cocimiento o infusión. Se usa para enjuagar el cuerpo cuando hay alergias, fiebre o infecciones de la piel. Se aplican los baños por las noches antes de dormir, de preferencia 1 vez por semana o según sea necesario.
Para alergias e infecciones de la piel se usa caléndula, para bajar la fiebre se usa borraja.

LAVADOS
Se lava la parte afectada con infusión o cocimiento de alguna planta como árnica, sábila o hierba del cáncer. Se usa para lavar heridas, golpes e infecciones de la piel.

COLIRIOS
Se aplica el té a los ojos directamente preferentemente antes de dormir. Manzanilla para infecciones y agua de arroz para conjuntivitis.

COMPRESAS O FOMENTOS
Se aplica el té por medio de un lienzo de algodón con varios dobleces antes de que este se enfríe y se coloca en la parte afectada mientras está caliente, se repite la operación de 5 a 7 veces con el mismo té, el cual se calentará tantas veces como sea necesario. Se usa para golpes, dolor muscular y tirones. Se emplea Sábila, Romero con Eucalipto o Hierba del Golpe.

INHALACIONES O VAPORES
Se utiliza el té hirviente acercando la cara con la cabeza cubierta con una toalla y aspirando profundamente. Sólo se aplica en las noches antes de dormir. Se usa Eucalipto para descongestionar el sistema respiratorio y Romero para suavizar la piel o reducir el acné.

CÁPSULAS
Las cápsula se hacen principalmente de las plantas más amargas; tomar dos cápsulas es igual a tomar una taza de té.
Se pulveriza la planta seca, se tamiza y se encapsula en cápsulas del No. 4; se dosifican entre 3 y 9 cápsulas, en tres tomas al día según la edad. Las cápsulas se numeran de acuerdo con el tamaño del número 1 al 4; las más pequeñas son las del número 4 y se recomiendan para niños.

Las cápsulas y las maceraciones se etiquetan para su correcta identificación y dosificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario