Las plantas que nos invaden

Sábilas en la Peña de Bernal

Estamos acostumbrados a ver en nuestro paisaje cotidiano algunas plantas o árboles que nos parecen atractivos, útiles y hasta ambiental o culturalmente valiosos, sin embargo desconocemos de ellos un pasado nebuloso que los convierte en potenciales enemigos de una parte de nuestra cultura y de nuestro medio ambiente. Entre estas especies de plantas exóticas e invasoras se encuentran el pirul, la sábila, las campanitas, los eucaliptos, las jacarandas, muchos pastos forrajeros y una gran cantidad de bellas flores que viven en las orillas de las carreteras o en las parcelas abandonadas.

Las plantas exóticas son aquellas que evolucionaron y son nativas de un lugar y que luego fueron llevadas por el hombre a otros lugares lejanos y distintos.
Este proceso ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad en su caminar por el mundo, ya que siempre hemos tenido la necesidad de llevarnos nuestros valores más preciados cuando migramos o nos mudamos. Así pues, nos hemos llevado con nosotros plantas y animales. De estos últimos, el perro es el caso más emblemático y las ratas el más problemático.
Algunas de las especies vegetales que nos acompañan en las migraciones se han dejado domesticar y entonces las procuramos en ambientes relativamente controlados, en jardines, en huertos y en parcelas. Otras decayeron en el proceso de migración ante el ataque de plagas y enfermedades que no las habían atacado nunca o ante los golpes climáticos del nuevo hogar al que fueron llevadas; sin embargo, otras especies vegetales se han vuelto mucho más rebeldes de lo que antes fueron, y además de ser exóticas para el nuevo ambiente, también se volvieron invasoras.
Las plantas invasoras pueden ser extremadamente peligrosas, puesto que además de estar en los lugares relativamente controlados como los jardines o los huertos, también tienen la capacidad de extender su territorio hasta donde el viento, el agua o los animales (nosotros incluidos) las vayan llevando, y como en sus nuevos sitios de colonización no encuentran plagas, enfermedades o depredadores, ellas se extienden a sus anchas y desplazan a las especies que antes habían estado allí procurando la estabilidad de su ecosistema.
Uno de los casos más sobresaliente de capacidad invasiva de una especie vegetal en nuestro país es el de la sábila. Las sábilas se reproducen a una velocidad muy considerable, así que una familia que tenía su planta muy bien cuidada en su jardín, pronto tendrá 10 o hasta 20 hijos de la misma, los cuales ya no deseará tener en su casa y entonces los tirará a la basura. En los basureros estas plantas enraízan, crecen, proliferan e invaden el terreno.
En muchos basureros de México y también en Cadereyta existen manchones de sábilas que son imposibles de erradicar, y esto no solo pasa en los basureros, sino que también ocurre en terrenos de vegetación silvestre o cerca de parcelas agrícolas.
Otro caso significativo es el del árbol pirul. A estos árboles los vemos entre los mezquitales, entre las nopaleras y en los terrenos baldíos, por eso no pensamos que sean invasores de nuestro entorno, sin embargo, lo son ya que son árboles originarios de Sudamérica y que llegaron a nuestro territorio no por causas naturales sino por la propia mano del hombre en siglos recientes, durante los tiempos de la colonia.
Recientemente en nuestro país se creó la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras, dirigida a la prevención, el control y la erradicación de las especies que en muchos casos han desplazado y puesto en riesgo de extinción a una buena parte de la valiosa biodiversidad de los ecosistemas mexicanos.
La meta es llegar a instrumentar una legislación que regule la entrada de especies invasoras y que en muchos casos prohíba su distribución, ya que muchas de estas especies se expenden hoy en día como curiosas plantas de ornato o peor aún, hasta se están usando como plantas para el control de la erosión en algunos lugares del Semidesierto Queretano, tal es el caso de las sábilas en un predio llamado Hacienda Peña Azul muy cerca de Vizarrón, Cadereyta.
Sábilas utilizadas para supuestas prácticas de control de la erosión en predios del Semidesierto Queretano. Vizarrón, Cadereyta de Montes. 
Las sábilas tienen la capacidad de proliferar en condiciones extremas como falta de agua e insolación fuerte. Forman manchones imposibles de erradicar y desplazan a las especies de la flora local.
Sábila es un grupo de especies originarias del continente africano y de Arabia.


En otros casos las invasoras nos rodean y no las conocemos, las dejamos prosperar alegremente, tal es el caso de las llamadas “campanitas”, florecitas rojas de una planta que algunos llaman viboritas. Las campanitas tienen literalmente tomadas a la Meseta y a Pueblo Nuevo, aquí en Cadereyta.


Viboritas o campanitas (Kalanchoe delagoensis), especie invasora que se encuentra en una gran cantidad de predios de Cadereyta.
Origen: Madagascar.


Conocer estos datos puede ser el primer paso de nuestra colaboración con la Estrategia Nacional sobre Especies Invasoras. Los siguientes serán evitar la proliferación de estas plantas y hasta colaborar erradicando y destruyendo las que vayamos encontrando a nuestro paso.

Finalmente, es importante aclarar que ese proceso de dispersión de plantas y animales también es un proceso natural, que ocurre constantemente en la naturaleza y que pone a prueba a cada especie en su capacidad de adaptarse a nuevos ambientes. Sin embargo, cuando esto ocurre sin la ayuda del hombre se llama evolución y éste es el proceso generador de toda la diversidad biológica del mundo.

Otras plantas invasoras:



Higuerilla (Ricinus communis). Plantas con una gran capacidad invasora, por su gran producción de semillas, de las que se extrae el aceite de ricino.
Origen: Posiblemente África.




Bola del rey (Leonotis nepetifolia)
Origen: África tropical.






Lirio acuático (Eichhornia crassipes). Invasora acuática que prolifera en presas y ríos con cierto nivel de contaminación. En algunos mercados se vende como planta de ornato por sus flores.
Origen: Sudamérica.




Tabaquillo (Nicotiana glauca), invade en terrenos donde el suelo ha sido removido como bancos de materiales, costados de carreteras, taludes, y minas. Produce una gran cantidad de semillas. 
Origen: América tropical, probablemente Sudamérica. 
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/solanaceae/nicotiana-glauca/fichas/ficha.htm



 Cebollín (Asphodelus fistulosus) abundante a la orilla de las carreteras en temporada de lluvias. Muy atractivo por sus flores, pero muy invasivo.
Origen: Europa
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/asphodelaceae/asphodelus-fistulosus/fichas/ficha.htm




Alfalfa (Medicago sativa)
Origen: Persia
http://naturalista.conabio.gob.mx/taxa/57057-Medicago-sativa


Acelguilla (Reseda luteola) muy común en la orilla de las carreteras en tiempo de lluvias.
Origen: Europa
http://www.conabio.gob.mx/malezasdemexico/resedaceae/reseda-luteola/fichas/ficha.htm






2 comentarios:

  1. Excelente artículo, te felicito mucho por el aporte!

    ResponderEliminar
  2. Una disculpa, tendrás algún artículo sobre los beneficios del muicle

    ResponderEliminar